Evaluaciones de condición de riesgo en el Chocó

Publicada en

CODECHOCÓ, CONTINÚA REALIZANDO EVALUACIONES DE CONDICIONES DE RIESGO AMBIENTAL EN LA CAPITAL CHOCOANA

Codechocó, a través de su Oficina de Gestión del Riesgo ha venido fortaleciendo el conocimiento y la prevención del riesgo en la capital Chocoana mediante evaluaciones de condiciones de riesgo ambiental en los distintos barrios de la ciudad, donde se han identificado sectores con amenazas altas y medias que requieren del actuar de las entidades competentes, mediante el desarrollo de acciones que garanticen el equilibrio ecológico y el bienestar de la comunidad.

En este sentido la Corporación adelantó visita técnica de evaluaciones en los barrios Porvenir, Los Ángeles,  la Zona Minera – Sector Turpiales y La Esmeralda – Sector Monte Frio, donde definió las acciones propias de reducción del riesgo mediante el desarrollo de actividades estructurales que disminuyan las condiciones de vulnerabilidad de las infraestructuras y la estabilidad de los habitantes que allí habitan.

En el barrio Porvenir, la amenaza se presenta por una especie arbórea, que se encuentra ubicada a menos de 50 centímetros de una vivienda, una parte de la copa del árbol esta sobre el tejado, y la otra amenaza con volcarse sobre la estructura debido a la debilidad del suelo que la soporta por la filtración constante de agua, ocasionando intranquilidad entre las personas que habitan la vivienda.

 

RECOMENDACIÓN

La Corporación amparada en la Ley 1523 de 2012 y considerando las competencias de realizar los estudios técnicos necesarios de zonificación de amenazas estipuladas en el artículo 31 de la misma Ley, se determina que es  necesario talar el árbol que está ubicado en la zona el cual está generando riesgo a la estructura construida en la zona.

Con respecto al barrio Los Ángeles – Por el puente, el escenario de amenaza y riesgo se presenta porque las aguas provenientes de las constantes lluvias se infiltran en el suelo saturándolo lo cual provoca una inestabilidad que lo desplaza; además las casas se encuentran ubicadas en una ladera de una pendiente relativamente alta facilitando el movimiento en masa.

Aunque actualmente se encuentran en riesgo latente tres (3) viviendas, es de anotar que gran parte del barrio se encuentra amenazado por la ocurrencia de movimientos en masa.

 

RECOMENDACIÓN

 Es de vital importancia reubicar a las familias que se encuentran asentadas en esta zona, debido a que en otro evento de lluvias es muy probable que ocurra un deslizamiento de grandes magnitudes, el cual provocaría perdidas irrevocables para las personas.

Es fundamental mejorar el sistema del alcantarillado de aguas residuales para que estas no sigan infiltrándose en el terreno provocando cangrejeras que son causales de desastres.

 Adicionalmente, es necesario tener un Plan de emergencia y contingencia para que cuando se presenten precipitaciones los pobladores puedan salir de sus viviendas  y ubicarse en lugares estratégicos donde el flujo del material no los alcance mientras se realiza una medida estructural que disminuya el riesgo.

En el caso del barrio Zona Minera – Sector Turpiales, el escenario de amenaza y riesgo está regido por procesos de erosión y un evento de deslizamiento de tierra, producto de las aguas de escorrentía superficiales y de infiltración, factores agravados por agentes antrópicos, las fuertes precipitaciones y avenidas torrenciales que se presentan continuamente en la región chocoana, sobre unas pendientes que alcanzan los 80° de inclinación.

 

RECOMENDACIÓN

En necesario canalizar las aguas de escorrentía para evitar que se continúe saturando el suelo; adicionalmente se requieren los estudios técnicos necesarios para construir una medida de mitigación del riesgo en el área para evitar que el material continúe moviéndose o derrumbándose puesto que la vida de las personas y sus pertenencias estarían en constante peligro.

En el barrio la Esmeralda – Sector Monte Frio, la amenaza se presenta por deslizamientos de tipo rotacional en la pendiente de una ladera donde el agua se infiltra en el suelo saturándolo lo cual provoca un desgarre removiendo un área de alrededor 15 metros de ancho por 10 metros de largo.

Adicionalmente, la existencia de especies arbóreas en la zona afectada, implican un peligro más a los habitantes, debido a que son árboles que no tiene raíces profundas y están propensos a desgarrarse fácilmente, provocando daños a las viviendas y pérdidas humanas.

RECOMENDACIÓN

 Inicialmente se plantea que los habitantes ubicados en la parte superior y en la parte inferior, capten las aguas de lluvias y residuales, mediante sistemas de tuberías para conducir los flujos de aguas a zonas disipadoras de energía o zonas seguras.

Se requieren de inmediato los estudios técnicos para construir un muro de contención en concreto para evitar  el derrumbe de las viviendas y en caso de que esta medida no sea suficiente se sugiere la reubicación de las familias allí ubicadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 39 = 49