Noticias

32 Kilos de Caracol Africano Recolectados

32 KILOS DE CARACOL AFRICANO FUERON RECOLECTADOS POR CODECHOCÓ EN EL MUNICIPIO DE QUIBDÓ

Codechocó, en atención a las quejas interpuestas por la comunidad quibdoseña, por la presencia del Caracol Gigante (Achatina fulica) en cercanía a sus viviendas, dispuso de un equipo de profesionales para que adelantaran jornada de recolección y disposición de estos especímenes.

La intervención se realizó, exactamente en el barrio Jardín, sector Oasis, en la que técnicos adscritos a la Subdirección de Desarrollo Sostenible con el apoyo de la Policía ambiental y la Secretaria de Salud departamental, bajo los protocolos de bioseguridad para evitar la propagación del COVID-19, sensibilizaron algunos habitantes del sector frente a temas relacionados con los riesgos de salud humana y daños ambientales que se pueden generar; además, de encargarse de la manipulación y adecuada disposición final de los 32 kilos de especies.

“La presencia del Caracol africano en nuestro territorio genera consecuencias tanto en la salud como ambientalmente, por eso invito a la comunidad en general a informar oportunamente a las autoridades competentes la presencia del Caracol Gigante Africano y asumir con responsabilidad las acciones de control y manejo de esta especie invasora, para su respectiva erradicación o para prevenir la llegada a otras zonas” manifestó el Director General de Codechocó, Arnold Alexander Rincón López.

El Caracol Africano es reconocido por la UICN como una de las especies exóticas invasoras más dañinas en el mundo, con un solo apareo puede reproducir de 100 a 400 huevos, generando grandes daños en el entorno. Se ha demostrado que está relacionado con la transmisión de Meningoencefalitis eosinofílica y schistosomiasis, las cuales están relacionadas con la afección de cerebro, pulmón, e hígado.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR LA PROPAGACIÓN DE LA ESPECIE

  • Evitar cualquier contacto directo con la especie; además de no hacer uso de sus productos para ningún fin.
  • Mantener limpios los predios, evita y mitiga la propagación.
  • No acumular basuras escombros, restos de madera o cualquier elemento que pueda servir de refugio o alimento al caracol.
  • No consumir el caracol.
  • Enterrar en lugares alejados de fuentes hídricas, en huecos sellados con cal viva.
  • Enseñar a los niños a reconocerlos e instruirlos sobre sus peligros.
  • Dar aviso oportuno a la autoridad ambiental en caso de avistamiento con Cualquier tipo de especie de fauna silvestre.

“Oportunidad y Desarrollo Sostenible para las Subregiones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *